Asteroide pasa “rozando” la Tierra y enciende alerta

Según estimativos de la Nasa, hay 500 mil asteroides de ese tamaño "cerca de la Tierra". Foto: Reuters/NASASegún estimativos de la Nasa, hay 500 mil asteroides de ese tamaño \”cerca de la Tierra\”. Foto: Reuters/NASA

Brasilia.- En 1908, la caída de un asteroide de 40 metros de diámetro en Tugunska, Siberia, destruyó un bosque de 2 mil kilómetros cuadrados. La ciudad de São paulo, por ejemplo, tiene mil 500 kilómetros cuadrados. Este viernes, 15 de febrero, un objeto como este, -aún más grande- pasará muy cerca de la Tierra, interponiéndose entre satélites comerciales y dibujando un escenario digno de películas de Hollywood. En este caso, no será necesario llamar a Bruce Willis, como en la película Armageddon. Sin embargo, en el futuro es posible que necesitemos alguna ayuda para desviar algunos asteroides de nuestro planeta.

Según estimativos de la Nasa, hay 500 mil asteroides de ese tamaño “cerca de la Tierra”. De esos apenas el 1% fueron descubiertos. “No es ciencia ficción”. Dice Ulisses Capozzoli, editor de la publicación Scientific American y doctor en Ciencia de la Universidad de São Paulo (USP). “Ese asteroide sirve para encender una alerta amarilla, casi naranja”, advierte.

Por otra parte, el astrónomo Naelton Mendes de Araújo, de la Fundación Planetario de la Ciudad de Río de Janeiro, trata de tranquilizar a aquellos que ya están reprogramando sus planes a futuro: “Los grandes asteroides pueden ser vistos desde muy lejos, y podemos prever su trayectoria con mucha antecedencia. Por eso, no hay motivo para preocuparse. Ningún cuerpo celeste (asteroide o cometa) fue identificado en ruta de colisión contra la Tierra hasta hoy”.

2012 DA14

El visitante de este 15 de febrero se llama 012 DA14. Este NEO (Near-Earth Object -objeto cerca de la Tierra- tiene 45 metros de diámetro. Se trata de la primera vez que un bólido de ese tamaño en trayectoria tan cercana a nuestro planeta es visto por los radares. El asteroide va a estar más cerca de la Tierra (27 mil 700 kilómetros) que muchos de los satélites comerciales. Se sabe que no impactará el planeta, sin embargo hay posibilidades de que choque con algún satélite.

Si un asteroide con esa dimensión impactara la Tierra, liberaría 2,5 megatones de energía provocando una devastación regional, de acuerdo con la Nasa. Según la agencia espacial estadounidense, asteroides de ese tamaño pasan tan cerca cada 40 años y, en promedio, uno de ellos chocaría cada 1200 años.

El nombre, 2012 DA14, revela que este asteroide fue descubierto el año pasado. Un equipo de Sagra Sky Survey, en el Observatorio Astronómico de Mallorca -España-, identificó el objeto el 23 de febrero. El hallazgo fue reenviado al Minor Planet Center, en donde son guardados los registros de todos los observatorios. Además del DA14, otros cuerpos pasarán cerca del planeta este año.

Soluciones

Si el registro del asteroide tuviera la perspectiva de una colisión con la Tierra, significaría un gran problema y el tiempo para resolverlo, corto. En menos de un año, las agencias espaciales tendrían que alinear una solución para desviar o destruirlo. “Por el momento, no hay una solución definitiva”, afirma Capozzoli. “Los Gobiernos tienen la obligación de plantear esa cuestión, que tal vez tuviese que ser llevada a la ONU”. A pesar de que existen diversos planes en caso de que esto ocurriera, no hay garantía de que estas medidas funcionen para impedir el temido impacto.

Películas como Armageddon presentaron la idea de que la destrucción del asteroide con una bomba nuclear pudiese ser una idea razonable. El problema con esa solución es que el objeto quedaría fragmentado en millares de escombros que igualmente podrían colisionar con el planeta.

Según Araújo, el camino más adecuado sería desviar el asteroide. “Si identificamos un cuerpo celeste con antecedencia, basta con un pequeño cambio en su velocidad y dirección para que éste no choque con la Tierra”, asegura. “No sería necesario destruir el asteroide. Bastaría dirigir pequeños cohetes a la superficie del cuerpo. Una vez anclados los motores a la superficie, podríamos hacer pequeñas correcciones en la órbita”. De acuerdo con el experto esa tecnología ya existe.

Apophis

Uno de los asteroides más amenazadores registrados en los últimos años se llama 99942 Apophis. Científicos renombrados, como el astrofísico Neil de Grasse Tyson -director del Hayden Planetarium, de Nueva York-, alertaron sobre la necesidad de una preparación mayor en caso de ese “killer asteroid” entrara en ruta de impacto con la Tierra. En el 2036, el gigante, siete veces mayor que el 2012 DA14, podría caer en el Océano Pacífico -en la Costa Oeste de Estados Unidos-, y generar tsunamis devastadores generando -por lo menos- daños billonarios a propiedades, en caso de la población fuese alertada y debidamente evacuada.

Por suerte, datos más recientes, revelados el mes pasado, muestran que la probabilidad de impacto es menor a 1 en 1 millón. “Con los nuevos datos provistos por los observatorios por Magdalena Ridge y Pan-STARRS, más los informes del Golstone Solar System Radar, nosotros efectivamente descartamos la posibilidad de un impacto con la Tierra del Apophis en 2036”, afirma Don Yeomans, gerente de la oficina del programa Near-Earth Object de la Nasa.

Potencialmente peligrosos

El Apophis no es el único. hay asteroides de tamaños variados -entr 20 metros y 900 kilómetros de diámetro-. Se estima que el asteroide que habría liquidado a los dinosaurios tenía 10 kilómetros de diámetro. En total, la Nasa clasifica 4700 cercanos a la Tierra como peligrosos. En esa cuenta, entran todo lo bólidos espaciales con un diámetro mayor a 100 metros, suficientemente grandes para resistir la entrada a la atmósfera terrestre y de órbita relativamente próxima. “Pero eso no significa que van a colisionar con la Tierra -tan sólo deben ser seguidos con atención-“, explica Araújo. “Después de que el Apophis dejó de ser una amenaza, no conozco ninguno otro candidato a impactar”.

El problema es justamente ese, los mayores asteroides son descubiertos antes. Dependiendo del tamaño y de otros factores, sin embargo, él puede ser detectado con apenas días o meses de anticipación. Por eso, Capozzoli defiende una mayor inversión en la defensa contra posibles bólidos espaciales, con el aumento de observatorios y una mayor discusión sobre el tema.

Misiones

Con un periodo tan corto entre la detección y el impacto, no habría tiempo para soluciones. La preocupación, sin embargo, supera los recortes presupuestarios de las agencias como la NASA, afectada por la crisis financiera de Estados Unidos. Actualmente, la agencia tienes dos misiones relacionadas con asteroides: la sonda Dawn, que se encuentra en órbita con el asteroide Vesta y en camino del planeta enano Ceres; y la astronave OSIRIS-REx, prevista para ser lanzada en 2016, con el objetivo de recolectar muestras de asteroides próximos a la Tierra. Sólo en la década de 2020, existiría una misión tripulada a uno de estos cuerpos celestes.

Hasta que se estudie con más precisión la formación de los asteroides y su composición, diversas alternativas para destruirlos o desviarlos siguen en análisis. Dos de ellas, en las que se utilizaría luz solar, son bastante peculiares. “La primera sería usando espejos para focalizar la luz sobre un punto de la superficie, vaporizando la roca -o hielo- y creando una especie de jet de gas que actuaría como el motor de un cohete”, cuenta Araújo. “Otra manera aún más curiosa, sería pintar algunas partes del asteroide con un pigmento blanco reflector. La luz solar ejercería una presión de radiación cuya aceleración sería suficiente para desviar el cuerpo y evitar el impacto”.

Até que se estude com mais acurácia a formação dos asteroides e sua composição, diversas alternativas para destruí-los ou desviá-los seguem em análise. Duas delas, que se utilizam de luz solar, são bastante peculiares. “A primeira seria usando espelhos que focalizariam a luz sobre um ponto da superfície vaporizando a rocha (ou gelo) e criando uma espécie de jato de gás que a como um motor foguete”, conta Araújo. “Outra maneira ainda mais curiosa seria pintar algumas partes do asteroide com um pigmento branco refletor. A luz solar exerceria uma pressão de radiação cuja pequena aceleração seria suficiente para desviar o corpo e evitar o impacto”.

Guardia Espacial

Una de las organizaciones que analiza esos bólidos es la Space Guard, centro británico que le dedica a la detección de asteroides y cometas, así como a la protección de la Tierra en caso de colisión. Ésta plantea la preocupación sobre los asteroides cercanos a la Tierra: “Cuando nosotros vimos otros planetas del Sistema Solar por primera vez, quedó claro que algo estaba pasando. Toda la superficie sólida y estable que veíamos estaba cubierta de cráteres… Había evidencias de bombardeos masivos en el espacio –excepto en la Tierra-“.

La tecnología permitió vislumbrar una realidad más asustadora. “Entonces, nosotros empezamos a mirar para la Tierra desde afuera, usando satélites y astronaves y todo cambió de nuevo. Cráteres de todo tipo comenzaron a aparecer… Queda muy claro que ese bombardeo no terminó hace miles de años. Ese es un problema que aún enfrentamos”.

Crédito: GHX Comunicação

Si quieres informar, denunciar o compartir tu punto de vista, envíalo AQUÍ y nosotros lo publicaremos.

Terra

p-89EKCgBk8MZdE.gif

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: