El magnetismo de los que nunca salen del área

Dedican sus mejores años a la profesión de “hombres-gol”. Una raza, una dinastía sin rangos ni parámetros con otros puestos de menor exposición y fortuna más acotada. Lo suyo es fugaz: un toque y el estallido. Lo adverso, una tarde sin festejos, los enceguece de rabia. Juegan en los puestos más cotizados y, en general, aparecen como los más buscados en los avisos. Son aquellos que tienen un oficio de lujo… o se van de cara al barro: los goleadores.

En el receso pasó algo llamativo: los artilleros del torneo Inicial, Facundo Ferrerya, de Vélez, el campeón, e Ignacio Scocco, de Newell’s, ambos con 13 conquistas, siguieron en sus clubes. Es más, salvo algún que otro sondeo, no se supo de ofertas del exterior. Fue, en parte, por la crisis económica que se extiende sobre parte de Europa y, en otro tanto, porque hace apenas seis meses que llegaron, con el agregado de que ambos jugarán la Copa Libertadores. Fue una línea en la que el club de Liniers no tocó nada y se esforzó para comprar a Lucas Pratto, con siete goles, socio ideal para Chucky Ferreyra.

“Haber sido el goleador fue muy lindo, pero no es algo en lo que pienso todo el tiempo”, asegura Ferreyra. Scocco también dice lo suyo: “Espero que se repita lo del semestre pasado. Soñaba con algo así”. En ellos, desde la cima, empieza el recorrido…

Entre los poderosos, cuatro buscarán una especie de reivindicación: el uruguayo Santiago Silva, a quien Carlos Bianchi eligió antes que a Lucas Viatri y a Nicolás Blandi; el francés David Trezeguet, en River, confirmado por Ramón Díaz para el comienzo de la competencia; Ernesto Farías, que empieza a ser mirado de reojo por los hinchas de Independiente y que perdió la cinta de capitán con Daniel Montenegro, un histórico, y José Sand, que llegó como el refuerzo estrella del campeonato pasado y que terminó como suplente en Racing. Los tres últimos quisieron quedarse por un desquite, pese a que pudieron haber tenido otros destinos. Entre los grandes, el que más tranquilo parece es San Lorenzo, con Denis Stracqualursi como titular y, por si acaso, con Franco Jara entre los que esperan.

Otros tres tendrán que adaptarse a compañeros nuevos. Ismael Blanco, después de cinco años y medio en el exterior, en Grecia, México, Polonia y Alemania, pasó a Lanús. El uruguayo Diego Vera dejó Queretaro (México) y recaló en Atlético de Rafaela. Y Julio Furch, surgido en Olimpo y de fugaz paso por San Lorenzo, se fue a Arsenal. El que estuvo a punto de emigrar fue el uruguayo Martín Cauteruccio, pero al final se quedó en Quilmes. Un grupo empresarial quiso llevárselo a Independiente. Tan duras estuvieron las gestiones que casi los cerveceros y los Rojos rompen relaciones en medio de acusaciones cruzadas.

Además de los mencionados, la fuerza extranjera estará integrada por el ecuatoriano Juan Anangonó, que en Argentinos competirá por el puesto con el peruano José Carlos Fernández, que se recuperó de una rotura de ligamentos. Los paraguayos Víctor Aquino y Federico Santander aparecerán en primer plano en Belgrano y en Tigre, respectivamente. Y los colombianos Duvan Zapata, en Estudiantes, y Humberto Osorio, en San Martín, de San Juan, se encontrarán con un compatriota como flamante incorporación: Juan Caicedo, por quien Independiente aún espera el transfer de Quindío.

Cada uno tendrá su meta. Emmanuel Gigliotti seguirá con la misión de pararse en el mismo lugar que dejó Esteban Fuertes, un histórico en Colón. Ángel Vildozo buscará que no extrañen tanto a Mauro Matos en All Boys, que también contrató a José Cáspary, de Armenio. Mauro Óbolo intentará reinventarse en Godoy Cruz, donde aún no rindió. Y Diego Jara calibrará la puntería para la dura tarea de pelear con Unión la permanencia.

Ni cerca están los tiempos de los próceres, Ángel Labruna y Arsenio Erico, los padres del gol, con 293 conquistas en la Argentina, pero todavía hay gente que se empeña en no moverse del área.

20 es el récord de goles de Martín Palermo en el Apertura 98, en el que Boca salió campeón.

dixit

“Lo dije y lo repito: Fuertes es irremplazable. Los goles cuestan por lo competitivo que es el fútbol”Emmanuel Gigliotti – Colón

“Un goleador se siente cómodo cuando el equipo genera muchas situaciones. Acá pasa eso”Denis Stracqualursi – San Lorenzo

“Vengo para hacer goles. Es una ventaja que el DT haya jugado en un puesto parecido”Ismael Blanco – Lanús

p-89EKCgBk8MZdE.gif

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: