Cuauhtémoc Cárdenas presenta propuesta energética del PRD

El tema del petróleo y los precios de los energéticos ha sido uno de los temas más espinosos entre las corrientes políticas del país. Desde la pasada campaña presidencial quedó en claro que mientras PRI y PAN se inclinaban por la inversión privada en Pemex, los denominados partidos de izquierda no estaban de acuerdo con la propuesta.

En lo que parece ser el cumplimiento de que el PRD sería una oposición responsable ante el gobierno priista, han presentado una propuesta energética cuya mayor virtud, aseguran, es que no necesita cambiar ningún artículo de la Constitución.

Cuahtémoc Cárdenas

La propuesta del PRD se centra en ocho ejes estratégicos:

  1. Cambio de Régimen Fiscal
  2. Autonomía Presupuestal
  3. Autonomía de Gestión
  4. Fortalecer la Secretaría de Energía y la Comisión Nacional de Hidrocarburos
  5. Tarifas, precios y subsidios de los combustibles y la electricidad para un acceso equitativo a la energía
  6. Convertir al Fondo de Estabilización de Ingresos Petroleros en un Organismo Financiero
  7. Impulsar la investigación y desarrollo tecnológico
  8. Transición energética, cuidado del Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable

La propuesta, desde mi punto de vista, presenta puntos interesantes para el fortalecimiento del sector petrolero del país, pero también genera algunas preguntas.

Estoy de acuerdo en que Pemex necesita un cambio de régimen fiscal que le permita dejar de ser la entidad a la que Hacienda exprime para obtener buena parte de sus ingresos. Dicho cambio en el régimen le permitiría tener mayores recursos que, invertidos de manera eficiente en la paraestatal, podría ayudarle a salir del estancamiento innovador y tecnológico en el que se encuentra. Sin embargo, este cambio debe ser considerado en una reforma fiscal que le permita al gobierno diseñar mecanismos de recolección de impuestos que neutralicen el impacto de liberar a Pemex.

El sexto punto me parece de vital importancia, sobre todo porque los excedentes petroleros deben ser usados en áreas que generen valor agregado al país si queremos que verdaderamente el petróleo se palanca de desarrollo de México. Así, dichos excedentes dejarían de financiar gasto corriente y podrían destinarse a la inversión en sectores que garanticen un retorno.

Lo único que me queda duda es cómo proponen “ordenar el sistema de precios y tarifas para que refleje el costo real de la energía y el funcionamiento del sistema de suministro, pero también de los impactos ambientales y el compromiso de México contra el cambio climático y el calentamiento global”.

El costo real de la energía es más alto de lo que se da al consumidor, cosa que he repetido en varias ocasiones. Y aunque muchos podrían decir que el precio bajaría si el petróleo no se vendiera para refinarse fuera, la realidad es que el alto precio al público no se da por el proceso de refinación, sino por el del insumo, el petróleo.

Además, reflejar el impacto ambiental y el compromiso para combatir el cambio climático implica necesariamente mayores impuestos a las energías que contaminan, y con mucha más razón a gasolinas. El combate a los contaminantes de manera fiscal se da mediante la generación de incentivos para no consumirlos, por lo que me resulta extraño que se plantee en la propuesta.

A mi parecer las propuestas son sensatas, pero su implementación me genera varias dudas, especialmente porque la idea que dan algunas de sus propuestas chocan con el discurso que han manejado en los últimos años.

Imagen: Proceso

p-89EKCgBk8MZdE.gif

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: