Investigan a la Casa Morton de subastas por encubrimiento

CIUDAD DE MÉXICO, 30 de noviembre.- Luego de recuperar un lote de seis obras de arte, cinco de ellas de Diego Rivera y una más del español Antonio Rodríguez Luna, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) ha comenzado una investigación por “encubrimiento por receptación” en contra de la Casa Morton de Subastas.

Ayer la Procuraduría capitalina informó a través de un comunicado que tras la acción realizada el miércoles por la noche, “la Fiscalía Central de Investigación para la Atención de Asuntos Especiales integra la averiguación previa iniciada por la posible comisión de los delitos de fraude en contra de una persona física y de encubrimiento por receptación en contra de la casa subastadora”.

El aseguramiento de las obras se realizó aparentemente en calma en cumplimiento a una orden de cateo entregada por el Juez 40 Penal del Distrito Federal por el delito de fraude. Sin embargo la PGJDF informó que al llegar a la casa subastadora, localizada en Monte Athos, de la colonia Lomas de Chapultepec, encontró impedimentos para recuperar las piezas.

“El reporte del cateo indica que las obras de arte fueron localizadas dentro de una caja fuerte ubicada en uno los almacenes del inmueble. Cabe destacar que el personal del lugar argumentó en todo momento desconocer el paradero de las pinturas”, dijo la dependencia.

De acuerdo con fuentes de la Procuraduría, la historia comenzó meses atrás cuando el apoderado legal de una fundación que no fue especificada, promovió una averiguación previa por el delito de fraude argumentando que ocho cuadros (cuyo valor total sumarían más de 30 millones de pesos) que le habían sido sustraídos de manera ilegal, serían subastados por Morton. Dos de ellos: La Catedral de Ávila y La parte de Pedro estaban programados para venderse el 15 de noviembre.

Con esa información el Ministerio Público de la Fiscalía de Asuntos Especiales de la PGJDF solicitó a la casa subastadora el ingreso a sus instalaciones de un especialista del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) para corroborar la presencia de las obras requeridas por el demandante. A decir de la fuente, Morton comenzó a proteger sus intereses y se negó a cooperar con la procuraduría del DF por lo que ésta solicitó una orden de cateo para recuperar los lienzos.

El demandante alegó que se trataba de ocho cuadros pero los peritos solo recuperaron seis. Ayer Moston informó a través de un escueto comunicado que de las seis pinturas recuperadas, cinco corresponden a Diego Rivera y una obra gráfica es de Antonio Rodríguez Luna. La PGJDF por su parte, informó que especialistas del INBA se encuentran estudiando las piezas para determinar su autenticidad, su valor en el mercado y las medidas de seguridad que deben seguirse para el resguardo idóneo de los cuadros hasta que el Ministerio Público determine el derecho de posesión de los mismos.

En el origen del aseguramiento se encuentra un conflicto legal entre el supuesto dueño de los cuadros –un particular que ha vendido obras a través de Morton durante más de diez años y cuyo nombre la subastadora mantiene en secreto- y su sobrino quien reclama la propiedad de las obras. La acción sin embargo, ha puesto en el ojo de la justicia a la casa subastadora por el delito de encubrimiento.

Ni Morton ni la PGJDF han identificado las obras recuperadas. Sólo se conocen las dos de Rivera que fueron sacadas de la subasta del 15 de noviembre.Ambas fueron autentificadas por Luis-Martín Lozano.

Las sacan de la puja

Al menos dos de los cuadros asegurados el miércoles por la PGJDF habían salido de subasta debido al conflicto legal en el que se encuentran. Si bien La parte de Pedro y La Catedral de Ávila, de Diego Rivera, ya aparecían en el catálogo de la subasta de arte latinoamericano que Morton realizaría el 15 de noviembre, las piezas fueron sacadas de último momento de la puja.

La casa de subastas indicó ayer: “Dos de las pinturas de Diego Rivera estaban programadas para subastarse el 15 de noviembre pasado, sin embargo, debido a que un juez así lo pidió, se retiraron de ese evento, las cuatro restantes estaban consignadas para futuras subastas”.

El origen de las obras, agregó, “es un cliente que durante más de diez años ha traído obra para que sea subastada por Morton Casa de Subastas. Entendemos que se trata de un conflicto entre particulares”.

Visita: Expresiones

p-89EKCgBk8MZdE.gif

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: