Ecuador abre licitación petrolera a gran escala, indígenas en contra

Ecuador abrió el miércoles una licitación a empresas privadas y estatales para explorar 16 bloques petroleros en la Amazonía, con un potencial de reservas de hasta 1.600 millones de barriles, un proceso que enfrenta el rechazo de comunidades indígenas.

La oferta fue formalizada por el presidente izquierdista Rafael Correa, luego de que Ecuador -el socio más pequeño de la OPEP- no realizara inversiones exploratorias con firmas extranjeras desde hace 16 años y organizara su última licitación a gran escala en 2002.

Unos cien aborígenes protestaron el miércoles en Quito en rechazo a la undécima ronda petrolera, llegando a enfrentarse con la policía sin que se produjeran heridos, constató un periodista de la AFP.

Correa dijo ante representantes del sector que “prevalecerán las ofertas que reflejan capacidad operativa y financiera” y dio la “bienvenida a las inversiones responsables y conscientes con el ambiente”.

El concurso ofrece 13 bloques a compañías privadas, que podrán asociarse con estatales, mientras que por los otros tres pujarán empresas públicas para trabajar en alianza con la estatal ecuatoriana Petroamazonas.

En estos últimos proyectos han mostrado interés Petroperú y la colombiana Ecopetrol, según el Ministro de Recursos No Renovables, Wilson Pástor.

El titular de la cartera de Energía, Jorge Pareja, citado por el diario El Comercio el miércoles, aseguró que también podrían terciar la venezolana PDVSA y Enap de Chile.

La licitación cerrará el próximo 30 de mayo, en tanto se prevé que los contratos estén firmados en septiembre de 2013, dijo Pástor, y agregó que el país -que explota unos 500.000 barriles de crudo diarios- espera una inversión de 1.000 a 1.200 millones de dólares.

Esa inversión es considerada de alto riesgo, pues las áreas se exploraron en las décadas de 1970 y 1980. Sin embargo, Pástor aseguró que las potenciales reservas oscilarían entre 400 millones y 1.600 millones de barriles, que serían evacuados por el oleoducto Norperuano.

El proceso resulta vital para Ecuador, que tiene en el petróleo la segunda fuente de ingresos y ha visto estancado su potencial de reservas en unos 1.970 millones de barriles.

Esa cifra no incluye los 855 millones de barriles del bloque Yasuní ITT, que Quito propone no explotar a cambio de una compensación internacional de 3.600 millones de dólares, como un aporte contra el calentamiento global.

La zona a intervenir abarca 200.000 hectáreas en el sureste de la Amazonía ecuatoriana, donde según el gobierno no hay áreas protegidas, y alberga 21 bloques. Los otros cinco serían licitados en 2013.

Un centenar de indígenas intentó ingresar a un exclusivo hotel del norte de Quito, donde Pástor exponía las condiciones de la licitación a empresarios del sector, desatándose un choque con policías que custodiaban el lugar.

“No creemos que la política petrolera sea la salida para el desarrollo. Al contrario, está demostrado que implica la destrucción de la Amazonía”, declaró a la AFP el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), Humberto Cholango.

El ministro Pástor sostiene que en la fase exploratoria no habrá construcción de carreteras y que el acceso será por vía aérea.

También defiende que desde agosto se desarrollan consultas con las comunidades, como ordena la ley, si bien no son vinculantes, pese a lo cual reconoce que existen “focos de resistencia”.

En tal sentido, recordó que las empresas que firmen deberán invertir entre cinco y 15 millones de dólares para proyectos sociales.

Para esta licitación regirá el contrato de prestación de servicios -con una vigencia inicial de cuatro años-, que en noviembre de 2010 reemplazó al de participación.

Con ello, el Estado tendrá el control del 100% de la producción y una renta del 80%, frente al 18% que recibía con el anterior modelo. A cambio, pagará una tarifa según el nivel de producción.

Ecuador abrió el miércoles una licitación a empresas privadas y estatales para explorar 16 bloques petroleros en la Amazonía, con un potencial de reservas de hasta 1.600 millones de barriles, un proceso que enfrenta el rechazo de comunidades indígenas.

Unos cien aborígenes protestaron el miércoles en Quito en rechazo a la undécima ronda petrolera, llegando a enfrentarse con la policía sin que se produjeran heridos.

La zona a intervenir abarca 200.000 hectáreas en el sureste de la Amazonía ecuatoriana, donde según el gobierno no hay áreas protegidas, y alberga 21 bloques. Los otros cinco serían licitados en 2013.

p-89EKCgBk8MZdE.gif

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: