La UANL y el ITESM, cerca de integrarse a la División II de fútbol americano de la NCAA

Avatar de Link TilldemannLink Tilldemann (Perfil)

22 de noviembre, 2012, 13:31

En días pasados, la Universidad Autónoma de Nuevo León y el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey recibieron la visita de directivos de la Asociación Nacional Atlética Colegial (NCAA por sus siglas en inglés) la cual consistió en revisar un poco más a fondo su infraestructura deportiva y sus planes de estudio. ¿Con qué objeto viene esta organización a revisar universidades mexicanas?

Esto se debe a que hace unos meses, la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE) extendió la invitación a varias universidades de nuestro país para integrarse al programa piloto de internacionalización que tiene la NCAA, en el cual ya se integró una universidad de Canadá. La UANL y el ITESM fueron los que decidieron dar el paso hacia adelante y tratar de integrarse a esta asociación deportiva.

Dado que es un programa piloto y las universidades del país funcionan de forma distinta a las de nuestro vecino del norte, la NCAA realizaría ciertas concesiones en el número de becas, ya que en el nivel II, sólo se permiten 36 becas para el programa de futbol americano (a Frank González le da un mini infarto); y además, está formado por universidades con un número pequeño de estudiantes (¡todos a quinta oportunidad en la UANL!), requisitos que las instituciones regias no cumplen. Pero debido a que el nivel de nuestros deportistas dista de estar al nivel máximo de la División I de la NCAA -en donde realmente deberían estar la UANL y el ITESM- la NCAA decidió evitar las humillantes palizas de las que pudieron ser objeto y colocarlas con instituciones al mismo nivel deportivo.

El plan no sólo se trata de integrarse en fútbol americano, sino eventualmente en otros deportes, y los resultados en las Universiadas Nacionales respaldan a la UANL y al ITESM. Lamentablemente, existen aspectos en los cuales ambas universidades no pueden hacer nada pudieran inclinar la balanza hacia el rechazo a su integración a la NCAA. Por ejemplo, la percepción de inseguridad en la Sultana del Norte pudiera ocasionar que las universidades de la Conferencia Lone Star (en la cual entrarían como miembros de expansión) se negaran a viajar a Monterrey. Aunque las Universidades ya tomaron cartas en el asunto, ofreciéndose a jugar como locales en Estados Unidos cuando sea necesario (algo similar a lo realizado por la UANL en una división menor, cuando los equipos de la ONEFA se negaron a jugar en Monterey), no se lograría uno de los objetivos de la NCAA, el cual es la integración y el intercambio cultural entre los estudiantes.

A pesar del detalle de la inseguridad, los oficiales de la NCAA regresaron a Estados Unidos contentos con lo que vieron, dándole el visto bueno a las Instituciones mexicanas y a la ciudad en general, según palabras textuales: “Monterrey no está en un mundo muy diferente en el cual trabajamos actualmente”.

p-89EKCgBk8MZdE.gif

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: