Rechaza Corte revisar caso de mexicano condenado a muerte

Dallas, Estados Unidos | Martes 13 de noviembre de 2012 Notimex | El Universal14:54

La Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos se negó hoy a revisar el caso del mexicano Édgar Tamayo Arias, sentenciado a muerte en Texas, pese a que se encuentra amparado por un fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

El reo es uno de los 51 mexicanos sentenciados a muerte en Estados Unidos amparados por el fallo de la CIJ, que ordenó revisar todos los casos dado que durante sus detenciones y juicios fueron violados sus derechos como extranjeros, tutelados por la Convención de Viena.

La CIJ determinó en 2004 y lo ratificó en 2009, que las autoridades estadounidenses violaron en estos 51 casos la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares, firmada en 1963 por casi la totalidad de países del mundo, incluyendo Estados Unidos y México.

No obstante, en pleno desafío al derecho internacional, Texas se ha negado a acatar la orden de la CIJ y ha ejecutado ya a dos mexicanos enlistados en el fallo de ese tribunal: José Ernesto Medellín, en mayo de 2008, y Humberto Leal, en julio de 2011.

En el litigio previo a la ejecución de Medellín, la Suprema Corte de Justicia estadounidense determinó que sí tenía derecho al amparo del fallo de la CIJ para que se revisara su caso, pero señaló que Texas no estaba obligado a acatar el dictamen de la corte internacional.

La determinación de la Suprema Corte en ese caso, puso al descubierto el vacío legal que existe en Estados Unidos, donde se carece de una ley que obligue a las entidades a cumplir los tratados internacionales que este país firma con otras naciones del mundo.

En entrevista en 2008 desde el pabellón de la muerte de la unidad carcelaria Polunsky, en Livingston, Tamayo denunció que en Texas no existía justicia para pobres, hispanos o afroamericanos. “Nuestra pobreza y nuestro color de piel, nos hacen culpables”, dijo.

Tamayo fue declarado culpable y sentenciado a la pena máxima, por lo que en Texas se considera uno de los peores crímenes: el asesinato de un policía.

“Eso fue un accidente”, sostuvo el mexicano en la entrevista. El policía, Guy P. Gaddis, quien tenía 24 años de edad al momento de su muerte, detuvo a Tamayo luego que un hombre reportó que éste le había robado.

El agente subió al mexicano esposado en la parte trasera de su patrulla. El reporte oficial señaló que Tamayo, aun con las manos sujetas por detrás, sacó una pistola de entre sus ropas y disparó a Gaddys en la cabeza cuando éste conducía, lo que provocó que chocara la unidad.

Según la versión oficial, Tamayo se dio a la fuga, pero fue detenido a unas cuadras del lugar.

La decisión tomada por la Corte Suprema allana el camino para que las autoridades de Texas fijen fecha de ejecución a Tamayo, de 45 años de edad, originario del central estado mexicano de Morelos, quien fue sentenciado a muerte por el asesinato de Gaddis, el 31 de enero de 1994.

p-89EKCgBk8MZdE.gif

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: