Alumnas del Bachillerato Integral Comunitario de Oaxaca son expulsadas por estar embarazadas

Avatar de Pepe FloresPepe Flores (Perfil)

7 de noviembre, 2012, 10:04

Si sobrellevar un embarazo adolescente es complicado, cuando se trata de una mujer indígena es mucho más difícil. No sólo reciben una tremenda presión familiar, sino que también deben afrontar la discriminación social por diferentes razones, como su edad, género, etnia o condición socioeconómica. Lo peor es cuando estos actos de segregación son perpetrados por una institución como la escuela. Ése es el caso de jóvenes que han sido expulsadas del Bachillerato Integral Comunitario de Oaxaca (BIC) bajo el pretexto de “protegerlas”.

Son los mismos directivos del plantel quienes apoyan la expulsión, pues dentro de la comunidad está mal visto que una mujer que está embarazada salga de su casa. Por esta razón, las obligan a interrumpir sus estudios, a pesar de que ésta pueda ser una forma en la que salgan adelante. Estos bachilleratos se rigen por la interpretación de los usos y costumbres de la localidad, a pesar de que estos puedan ser contrarios al respeto a los derechos humanos por entenderse mal la idea de preservación de los valores de la región.

De entrada, los embarazos no deseados ya nos hablan de un problema en educación sexual o de acceso a métodos anticonceptivos -en el lugar no había cómo obtener una pastilla del día siguiente-. Incluso, podría tratarse de un caso de relaciones bajo chantaje o incluso violación, ya que dos chicas señalaron haber cedido tras amenazas y presión física. Además, la situación se agrava cuando los mismos profesores y directivos aprueban la expulsión para que las mujeres cumplan el rol socialmente aceptado en su comunidad. En ese sentido, la misma gente de la localidad juega un papel importante, pues es un mecanismo de presión que también justifica la decisión.

De poco importó el desempeño académico. En uno de los casos, una de las jóvenes tenía un promedio sobresaliente, razón por la que se le concedió el derecho de ir a la escuela sólo a presentar exámenes, pero sin poder asistir regularmente a clases. Este tipo de prohibiciones sólo reafirman la cultura machista de que el lugar de la mujer es en casa y que su papel es el de mantener a los hijos. Es lamentable que, por más avances que busquemos en equidad, hay zonas marginadas en las que la realidad aún es muy injusta y discriminante ante este tipo de situaciones.

p-89EKCgBk8MZdE.gif

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: