La vida después del poder: Vicente Fox

CIUDAD DE MÉXICO, 5 de noviembre.- A unas semanas de que cumpla sus primeros seis años como ex presidente de México, Vicente Fox Quesada reveló por qué rompió la regla no escrita de que el mandatario saliente no se entromete públicamente en la vida política del país, y por qué no ha parado de opinar de todo.

“Me parece que es una manera de ponerle un colofón al cambio democrático que hicimos todos los mexicanos en el año 2000. No podíamos, al terminar la Presidencia del cambio, al terminar la primera Presidencia democrática en el país, no podíamos regresar al mismo esquema, al mismo paradigma anterior.

“Me parece —agrega en entrevista el ex presidente— que era necesario seguir estableciendo que una democracia da voz a todos y cada uno de los ciudadanos, sin importar su nivel; no importa en qué parte del país estén, porque la libertad es parte fundamental de la democracia y que por tanto el ejercicio pleno de nuestra propia libertad de expresarnos, de decir, es la reconfirmación de que hoy vivimos en una democracia.”

Desde el último tercio de su mandato, 2004, Fox Quesada había anunciado varias veces que a partir del 1 de diciembre de 2006, fecha en que empezaría su periodo como ex presidente de México, se iría al rancho San Cristóbal “para regresar con la familia, a disfrutar a los nietos, montar a caballo, pero también a seguir trabajando”.

Desde 2008, el ex presidente de México está montado y cabalga sobre el Centro Fox, una organización que él y su esposa Marta Sahagún fueron preparando desde antes de dejar Los Pinos, con la idea original de que Fox tuviera una biblioteca como la de Bill Clinton, por poner un ejemplo.

Además de haber sido la Presidencia de la alternancia, la de Fox, entre 2000 y 2006, se convirtió en la primera Presidencia que llevó a juicio penal a un ex presidente: Fox creó la Fiscalía para Delitos del Pasado, que tuvo al ex presidente Luis Echeverría en prisión domiciliaria durante tres años, hasta que fue absuelto por los hechos del 2 de octubre de 1968 y el 10 de julio de 1971.

Fox dijo que, sustentado en esa libertad a la que apela, es que se ha expresado y que lo seguirá haciendo. Sin dar detalles ni nombres, reveló que más de una vez el gobierno de Felipe Calderón intentó callarlo.

“Me han tratado de callar. Sí, me han mandado muchos mensajes desde el gobierno de que ‘calladito me vería mucho mejor’, que ‘hay un nuevo Presidente y que por tanto el anterior se tiene que callar’. ¡Pamplinas!, yo no creo en eso.

“Me llegaron muchos mensajes, me vinieron a ver para ese propósito, y sin embargo aquí estamos presentes, actuantes, y espero que así sigan las cosas para siempre en este país”, mencionó el ex presidente mexicano.

Sobre cómo ha pasado estos primeros años de ex presidencia, Fox Quesada dijo que ha sido “exciting, verdaderamente excitantes, verdaderamente retadores, verdaderamente a gusto y alegres para Marta y para mí. Comprobar que sí hay vida, y hay vida intensa después de la Presidencia es algo maravilloso”.

Fox, que durante su contienda presidencial dijo que habría una campaña contra los “peces gordos” del PRI que hubieran cometido actos de corrupción, promesa que no se consumó, coloca como parte de la excitación con que vive estos días de ex presidente el crecimiento que tiene el Centro Fox, a partir del cual ha viajado por casi el mundo entero.

Comenta que logró que sus hermanos hicieran una segunda donación para el Centro Fox, de tal modo que el lugar donde cinco generaciones de Fox han vivido ahora es parte de esa fundación, que, dijo, “es un lugar público y hermoso, hermoso”.

El ex mandatario señaló que, más allá de los ladrillos de su centro, “lo que hoy tenemos es un Centro Fox exitoso”, e hizo mención de las últimas visitas que tuvo, como la de Deepak Chopra, “con audiencia de más de mil personas que vinieron a escuchar su maravilloso mensaje de compasión, de solidaridad, de cómo manejar mejor las emociones, de cómo amar a los demás, de cómo ser para los demás”.

También hizo anuncios de los personajes que próximamente visitarán su centro, como una delegación China, con autoridades de ese país y empresarios, en noviembre, o la que está programada para enero de 2013, del ex presidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero.

“En cinco años hemos logrado que esta fundación, el Centro Fox, que es sin fines de lucro, sin fines partidistas, sin fines religiosos, que es totalmente universal, sea ya un lugar en la República de donde salen ideas, de donde salen líderes, donde se hace debate abierto, sin restricción alguna”, dijo.

Mencionó que el rancho San Cristóbal ha sido rebautizado con el nombre de San Cristóbal del Conocimiento, porque, dijo, ahí va a ser el hub de las tecnologías para toda América Latina y todo el continente.

“Como se puede ver, en años Marta y yo hemos estado llenos de actividad, llenos de alegría, sirviéndole al país, haciendo cosas por el país donde más falta hace y, sobre todo, en ideas, en empleos, en generación de bienestar para la región y para el país”, señaló el ex presidente de México.

El también ex gobernador del estado de Guanajuato mencionó que “se ha dicho que Fox debería quedarse encajonado en el PAN y seguir diciendo sólo azul. Ya vieron que cambié por mi libertad y hoy apoyo decididamente al presidente Peña. Bueno, no a él como persona, apoyo las propuestas que ha hecho para México, las apoyo decididamente, la reforma laboral (sic), la reforma hacendaria, de energía, la fiscal y la revolución educativa que él tiene que impulsar. En ese sentido él cuenta con todo mi apoyo, si acaso no camina por esa vía de desarrollo, progreso y prosperidad para nuestro país, pues el primero que va a oponerse a él es tu servidor”.

En el sentido de mantener su libertad de expresión es que el ex presidente de México subraya que el valor más profundo que tienen las personas y los seres humanos es su propia libertad. “Inclusive en esa libertad”, dijo, “he puesto de por medio la idea de legalizar las drogas”.

“A mí me parece que prohibir desde el Estado mexicano, desde el gobierno el tema de las drogas, es prohibir, inhibir la libertad. Yo creo que el gobierno no tiene ningún derecho de intervenir en la conciencia de las personas, en el libre albedrío, en el libre juicio y en el libre actuar de cada persona.

“Yo creo que al legalizar la droga las personas vamos a actuar con absoluto sentido de responsabilidad, ejerciendo nuestra libertad de consumir o no. Los padres de familia en ese nuevo paradigma de libertad y legalidad en el tema de las drogas sabremos encausar e informar a nuestros hijos. Para mí el paradigma de las libertades está por encima de todo, inclusive de los partidos políticos”, mencionó.

Fox considera que, después de haber sido Presidente de México y ser visto por muchos como su líder durante seis años que estuvo en Los Pinos, pasó a ser un ciudadano más.

“Una vez que dejé de ser Presidente de México, hoy como profesión soy presidente del Centro Fox; en la práctica soy un ciudadano más. Quiero sentirme así y quiero andar en las calles de México como lo hago, sin seguridad. Ando por todo el mundo dando conferencias y presumiendo lo que es México y promoviendo el Centro Fox. Quiero andar en esas conferencias recaudando dinero y quiero construir a favor de México”.

A pregunta de qué ha sido lo más difícil de volver a ser un ciudadano más, el ex presidente Fox dijo:

“No tengo ni tiempo de pensar eso, ni Marta ni yo. Estamos tan ocupados, tan felices, nuestras vidas se han enriquecido tanto en esta nueva tarea que ni tiempo hay de comparar qué es mejor, si esto o la Presidencia. Pero lo que digo es que seguimos sirviendo a México, sirviendo a los mexicanos, a los pobres con más intensidad que nunca”.

Mencionó que en su rancho tiene a 500 niños y jóvenes del medio rural, de las comunidades indígenas, para darles una instrucción en liderazgo. “Para que subidos en un autobús sepan que su destino no es ser pobre, ‘no naciste para ser pobre, tu destino no es ser migrante o albañil, tu destino es mucho más alto que eso, y bien puedes ser llegar a ser Presidente de México o presidente municipal, arquitecto, un virtuoso del violín o un gran futbolista, como el Chicharito; tu destino es mucho más grande’. Les abrimos los ojos, los regresamos a su comunidad verdaderamente transformados. Por eso nuestra vida es generosa, a plenitud, y la disfrutamos entregándonos a México y a los demás”.

—¿Extraña la vida de un Presidente, los cuidados del Estado Mayor, por ejemplo?

—Quiero decir que una de las grandes alegrías que tengo es ya no traer toda esa seguridad atrás. Estoy liberado, vivo feliz. Que me cuide Dios, que me cuiden los amigos, los ciudadanos, que me cuide Martita, pero yo ya no quiero esa seguridad. Como digo, caminamos solos por las calles en México, en España, China, Corea, Argentina, en todos los lugares que visitamos y donde recogemos dinero. Yo me he liberado de este tema de la seguridad. Yo no sé hoy el presidente Calderón, con esos miles de gentes que trae ahí, no sé cómo se sienta, pero para mí sería asfixiante.

p-89EKCgBk8MZdE.gif

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: