Tensiones en Pro por la ley de ART

Dos días después de profesarle amor profundo en un acto público, Hugo Moyano y Gerónimo “Momo” Venegas dirigieron sus dardos hacia Mauricio Macri. “No nos puede hacer esto. ¿Va a votar con el Gobierno?”, le preguntó Venegas anteayer a uno de los peronistas más conocidos de Pro, horas antes del desenlace que disgustó a sindicalistas alejados de la Casa Rosada.

El apoyo de la bancada macrista al proyecto kirchnerista de las ART no sólo dejó a nuevos amigos enojados con el macrismo. Dentro mismo de Pro, según confirmaron distintas fuentes del partido, el debate interno por la postura que se tomaría y la votación final (diez diputados se expresaron a favor y tres se ausentaron) dejaron al descubierto un juego de presiones internas y sospechas sobre un eventual acuerdo con el gobierno nacional, que hace rato le declaró la guerra a Macri, a cambio de apoyo en leyes clave para la gestión en la ciudad.

El quiebre se produce dos días después de que Macri expresó su disposición a “trabajar juntos” con Moyano y otros opositores para la conformación de un gran frente opositor contra el kirchnerismo en 2013 y 2015.

La discusión por el apoyo al proyecto del Gobierno, que eliminó la doble vía para el reclamo indemnizatorio por accidentes de trabajo, comenzó la noche del martes, en la reunión de bloque.

Según cuatro diputados presentes, el jefe de bloque, Federico Pinedo, encontró resistencias a su idea de prestar quórum al oficialismo en su búsqueda por aprobar la ley. “No podemos quedar siempre como el partido de los empresarios”, dijo una de las siete diputadas del bloque. Soledad Martínez, Laura Alonso y sobre todo Jorge Triaca (hijo del recordado gremialista plástico) eran los más enojados con el proyecto. Gabriela Michetti, molesta por la foto de su jefe con Moyano, sostenía una posición intermedia, y diputados como Julián Obiglio y Paula Bertol apoyaban al jefe del bloque.

Consulta

Ante el clima de protesta, Pinedo propuso consultar por teléfono a Macri, que autorizó a que cada uno “planteara su posición en la discusión” y ordenó no darle quórum al oficialismo. Pinedo, convencido de las bondades de la ley, bajó la orden de aprobarlo. “Por disciplina partidaria me quedé y voté”, afirmó un miembro del bloque.

Triaca, previa charla con Pinedo y Michetti, se ausentó a la hora de votar. “El proyecto no se preocupa ni un poco por la prevención y la seguridad de los trabajadores. Les expliqué a Pinedo y Gabriela y entendieron”, afirmó Triaca a LA NACION. Omar de Marchi y Roberto Pradines, diputados por el Partido Demócrata mendocino e integrantes del interbloque con Pro, también se fueron antes de la votación, que ganó el oficialismo por 140 votos contra 83.

“Hubo un debate interno para ver cómo se votaba y la mayoría optó por apoyar. Creemos que es una muy buena ley en lo que hace a la reparación del daño, no así en la prevención, pero la apoyamos porque le hace bien al país”, afirmó el diputado Obiglio, en línea con Pinedo.

En el gabinete porteño se tejían ayer distintas especulaciones. Algunos hablaban de secretas “negociaciones” con el gobierno nacional que incluían apoyo legislativo kirchnerista para destrabar temas álgidos como los fondos para subtes.

Otros negaban que existiera un pacto y se autodefinían como “tontos útiles” del kirchnerismo. “Ellos ya tenían quórum propio y número para votar la ley. ¿Para qué nos sumamos? Ahora el eje es que nosotros apoyamos y no que los supuestos progresistas tuvieron que votar una ley de derecha”, se lamentaba un dirigente macrista.

La rebelión en el bloque macrista tiene un antecedente concreto. En el debate del presupuesto 2011 un grupo de dirigentes macristas de origen radical se ausentó de la votación para no apoyar el proyecto.

El enojo de Moyano con Macri quedó explícito en las palabras de Julio Piumato, dirigente de judiciales cercano al líder de la CGT, que en su cuenta de Twitter afirmó: “El FPV y Pro un solo corazón para violar los derechos humanos de los trabajadores”. Ante las quejas, Macri les habría aclarado a los sindicalistas: “Cumplí con lo prometido, que era no dar quórum”.

Los diputados rebeldes esperaron hasta última hora una llamada de Macri para revertir el voto del bloque. Nunca llegó.

La UIA celebró la sanción

El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), José Ignacio de Mendiguren, destacó ayer la sanción de la ley que reforma el sistema de riesgos del trabajo. La calificó de “importante y equilibrada”, y desafió a los sindicalistas críticos a “ver los resultados dentro de un año”. El industrial apuntó contra lo que denominó “la industria del juicio” y reveló que en los últimos años se pasó de 3000 causas por año a 60.000. “Hubo demandas por 2100 millones de dólares, con un costo de más de 800 millones de dólares”, agregó.

p-89EKCgBk8MZdE.gif

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: