La soledad de los últimos 44

Sola. Así lucía ayer la Fragata Libertad, como siempre amarrada a un muelle del transitadísimo puerto comercial de Tema, 30 kilómetros al este de esta capital, pero sin la gran mayoría de sus tripulantes -para ser exactos, 281-, que regresaron ayer a la Argentina tras la orden de evacuación de la Presidenta .

A diferencia de la víspera, cuando ningún periodista pudo entrar al puerto, blindado para que nadie pudiera presenciar el doloroso abandono del buque escuela, ayer todo había vuelto a la normalidad. Con la autorización correspondiente de la autoridad portuaria, la prensa podía pasar.

El paisaje, por supuesto, había cambiado abruptamente. Ya no se veían decenas de marinos sobre el puente del histórico velero -vestidos con el uniforme deportivo, remera blanca y pantalón corto azul, charlando, tomando mate o fumando-, sino que la embarcación aparecía desierta, sola .

A diferencia de los días anteriores, tampoco había ningún marino de guardia a los pies de la planchada. Hasta había desaparecido la sombrilla blanca debajo de la cual quien hacía guardia se protegía de los rayos del sol, aquí infernales, acompañado por una vital botella de agua.

Como siempre, esta cronista no pudo subir a la Fragata, de la cual, de todos modos, quería despedirse. “Lo lamentamos, pero no podemos dejar embarcar a nadie”, se excusó un oficial, que bajó al muelle y gentilmente explicó que en este momento en la Fragata se estaban realizando “tareas rutinarias” y que cualquier información había que reclamarla en los altos mandos de la Marina, en Buenos Aires.

¿No se sienten solos? ¿Cómo está el ánimo ahora que se fueron casi todos y quedaron sólo 44 marinos y el capitán? “Yo, personalmente, estoy bien”, contestó un oficial, que también dijo que aún no sabían nada del traslado de la Fragata a otra parte del puerto, donde moleste menos. El puerto de Tema, donde es impresionante el movimiento de embarcaciones, camiones, containers, grúas y demás actividades normales en un puerto, nunca estuvo contento con la estadía forzada de la Fragata, que le hace perder plata ocupando un espacio que deberían poder usar otros barcos para cargar y descargar mercadería.

La Fragata se encuentra atrapada sin salida en este país del África Occidental de 24 millones de habitantes, con una democracia estable y economía promisoria gracias al descubrimiento de petróleo off shore, desde el 2 del actual. Entonces, tras un reclamo en ese sentido de un fondo buitre, un juez ordenó retener la embarcación si no se pagaba una fianza de 20 millones de dólares.

Será justamente ahora la corte de justicia de Ghana , un elegante complejo de edificios de estilo neocolonial, pintados de blanco, con techos rojos, rodeado de rejas, que se levanta en esta capital, la que deberá resolver este asunto. Una cuestión que si bien para la Argentina resulta fundamental y representa una escándalo nacional, en Ghana casi ni existe. Ayer en el principal diario local, el Daily Graphic, no había ni siquiera una línea sobre la evacuación de los 281 marinos del barco.

Si bien la Argentina envió a Ghana una misión política para intentar resolver el conflicto a nivel diplomático, encabezada por el vicecanciller Eduardo Zuain y el secretario de Asuntos Internacionales de Defensa, Alfredo Forti, ésta hasta ahora no dio ningún resultado. Las elecciones presidenciales que se celebrarán aquí el 7 de diciembre impidieron que el gobierno de Ghana interviniera para que se revirtiera el fallo del juez Richard Adjel Frimpong.

No por nada ayer la embajadora en Nigeria, Susana Pataro, que fue trasladada para ocuparse del escándalo de la Fragata -porque la Argentina no tiene embajada aquí-, mantuvo todo el día reuniones con los abogados contratados por el Gobierno para destrabar el caso, inaccesibles para la prensa.

Si bien las relaciones comerciales entre la Argentina y Ghana son prácticamente inexistentes, ayer esta enviada descubrió que en el precario free shop del polvoriento puerto de Tema se vende vino argentino: tetrabrick Termidor blanco, rosado y tinto. ¿El precio? Tres cedis ghaneses con 70, unos 2 dólares, cada uno.

p-89EKCgBk8MZdE.gif

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: