La Condusef te da consejos para “El Buen Fin”

Ya hace quince días les mencionábamos aquí en Vivir México que nuevamente se llevará a cabo el programa -yo mejor llamaría campaña- de “El Buen Fin” que se inició hace un año. Para quien no lo recuerde, fue una invitación -por eso creo que no se le puede llamar programa- bastante apresurada de parte del gobierno federal para que durante el fin de semana largo que se da por la conmemoración del 20 de noviembre, los negocios den ofertas y promociones realmente atractivas -en teoría- que motiven el consumo.

En esta ocasión, la segunda edición de “El Buen Fin” se realizará del 16 al 19 de noviembre, y como ahora si se tuvo tiempo de anticipación -ya que al finalizar el anterior se mencionó la intención de realizarlo cada año- espero que las empresas hayan incluido esta fecha en sus planes de mercadotecnia, y podamos encontrar realmente promociones atractivas, no como las que se sacaron de la manga el año pasado, ya como por decir que participaron.

… “El Buen Fin”, programa que busca incentivar la economía del país fomentando el consumo, ante lo cual se prevén numerosas promociones y una todavía mayor oferta de crédito con este propósito.

Si, la campaña puede ser buena, siempre el fomentar el consumo es sano para nuestra economía, pero por mas que los negocios pongan promociones atractivas, en esta mecánica de sanas finanzas que es necesario mantener también hay un participante que debe asumir su papel con responsabilidad: el consumidor. Por esto, a un mes de que se realice “El Buen Fin” la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) ha publicado 4 recomendaciones, que aquí con mis propias palabras les menciono, para no dejarnos llevar por los espejitos y perjudicar nuestra economía:

  • Satisfacer necesidades, antes que antojos: Esta podría ser una buena ocasión para adquirir aquellos productos que necesitas, que son básicos para el beneficio de tu familia y que tal vez por más que llevas tiempo queriendo adquirir, un alto precio o el no tener un crédito conveniente te lo ha impedido. Entre estos puede ser la sustitución del refrigerador que lleva 20 años contigo y gasta demasiada luz, o una lavadora, o ropa necesaria para tus hijos para el próximo invierno. Adquirir la pantalla de 90” o el perfume de moda serían los antojos, por más que así lo quieras justificar no es algo de primera necesidad para ti, y no está mal que lo adquieras, pero siempre y cuando tengas satisfechas primero tus necesidades y tengas la posibilidad de pagarlo.
  • Hacer un presupuesto: Por más barato que esté lo que buscas, te meterá en un aprieto si no tienes un presupuesto destinado para su compra. Puedes, una de dos, o hacer una revisión del dinero con que cuentas en este momento, que no lo requieres para alimentación, transporte, renta, etc. o hacer una planeación de cuales son tus gastos fijos durante el mes y cuanto te queda libre como para pagar un crédito. Estar consciente de lo que realmente dispones para esto, te dará tranquilidad y evitará que sudes frío o te arrepientas de la compra que hiciste porque no sabes de dónde sacar para pagarla.
  • Conocer opciones de crédito: Si tu idea es comprar a crédito, debes tener en cuenta que cada opción tiene diferentes montos de interés, por lo que es importante que conozcas el Costo Anual Total (CAT) de las opciones que puedes disponer; y claro está bajo mismas condiciones, el menor CAT suele ser más conveniente. También toma en cuenta el “juego” de las promociones, por ejemplo si te venden un producto bajo promoción de 15% de descuento y el resto a pagar a crédito, aparentemente puede ser más atractivo que otro negocio que sólo te ofrece el pago a crédito; pero si el CAT del primer negocio es muy alto, muy distante de la segunda opción, habría que sacar cuentas, posiblemente a la larga termines pagando menos con la segunda promoción.
  • Conoce previamente los precios: Si vas durante ese fin de semana con la misión de adquirir determinado producto pero desconoces cual es su precio en temporada normal, corres el riesgo de dejarte llevar por la vorágine de promociones y de gente comprando, sin obtener un verdadero descuento. Por esto, date una vuelta durante este mes previo para conocer el precio regular de los productos que te interesan y tener bases para juzgar si realmente lo que te ofrecen ese día es un atractivo descuento o atole con el dedo.

En realidad estas cuatro recomendaciones no son nada del otro mundo, pero vale la pena recordarlas porque no muchas personas las llevan a la práctica, como ya antes lo hemos referido por la poca educación financiera que poseemos. A pesar de esto la Condusef menciona que el indice de morosidad de junio de 2010 a junio de 2012 se ha reducido de 5.47% a 4.29% según datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y el monto de la cartera en esas mismas fechas se ha incrementado un 41.4%.

Ahora, yo te sugeriría que si eres una persona muy impulsiva para comprar, y sobre todo si ya traes problemas de endeudamiento, mejor no te acerques a los centros comerciales en esas fechas o vete de retiro espiritual, con tal de no correr riesgos. Si eres un consumidor responsable, como espero seamos la mayoría, vamos a ver lo que tienen para ofrecernos, tal vez podamos tanto negocios como consumidores sacar provecho de “El Buen Fin”.

Foto: 8zil

p-89EKCgBk8MZdE.gif

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: