El balón como pretexto, algunos clásicos y su historia

CIUDAD DE MÉXICO, 6 de octubre.- Los millonetas contra el pueblo. La rivalidad entre Chivas y Águilas surgió en la década de los años 60, cuando Televisa adquiere al América y comienza a comprar extranjeros caros, a fin de hacerle competencia al popular equipo tapatío. El Rebaño Sagrado representaba el orgullo del pueblo, todo lo contrario a los otrora Canarios que llegaron al futbol mexicano para convertirse en los villanos del Clásico. Aunque su primer duelo lo tuvieron en 1942, fue en 1960 cuando se dio el fenómeno de convertir al Chivas y América como los protagonistas del Clásico nacional (antes era Atlante-Necaxa).

Fernando Marcos, en su papel de entrenador, dirigió a los Millonetas y en esa temporada derrotó consecutivamente, en Guadalajara, a los equipos Oro, Atlas y Chivas. Los tres por idéntico marcador de 2-0. Vendría entonces un comentario que montó en cólera a los tapatíos y originó la rivalidad aún persistente: “América no viene a Guadalajara a ganar, eso es rutina. Nosotros venimos para cambiarle el número de su teléfono de larga distancia. Así es que ya lo saben mis amigos; cada vez que quieran llamar a Guadalajara marquen dos cero, dos cero, dos cero o el 20, 20, 20. Cortesía del América”, sentenció el técnico capitalino. Como en otros países, es la típica rivalidad del pueblo contra la burguesía. Hoy eso queda en anécdota.

Entre dictadores y Saetas

El Barcelona-Real Madrid es una rivalidad que va más allá de la cancha, ya que nació por un conflicto de identidad regional entre la capital de España, Madrid, ante Cataluña. Durante los años 30 y 40, el Barcelona fue el vehículo principal para que los catalanes expresaran su oposición al gobierno nacional, especialmente durante los 46 años de la dictadura de Francisco Franco, quien era aficionado del Real Madrid por razón obvia de la política. En 1953, cuando Franco se enteró que Barcelona iba a contratar al mejor jugador del mundo en ese entonces, el argentino Alfredo Di Stefano, estableció una ley que previno la entrada de extranjeros al país, excepto si tuvieran un contrato compartido con Real Madrid. Di Stefano jugó para Barcelona en su primera temporada en España y tuvo poco éxito. Pero después, según su contrato, tuvo que militar para el Madrid, con el que la Saeta Rubia ganó cinco Copas de Europa y múltiples títulos de liga. Otro motivo que originó esta rivalidad fue la ideología para ver el futbol, pues del lado del Barcelona se optó por emplear a jugadores de su cantera, mientras que Real Madrid, con su poderío económico, comenzó a comprar elementos de renombre. El derbi español se ve por más de 500 millones de habitantes, en más de 140 países del planeta.

El derbi della Madonnina

El estadio de Milán cambia de nombre cada semana según el inquilino. Si el local es el AC Milán se juega en el estadio San Siro, que mágicamente se transforma en el Giuseppe Meazza si saltan al campo los del Inter. Se trata de dos rivales eternos (1908) que pertenecen a la misma ciudad y comparten inmueble, pero no ideales. A principios del siglo XX sólo existía el Milán Cricket and Football Club, conocido más tarde como el AC Milán. La discrepancia que desató la rivalidad ocurrió cuando la sociedad deportiva cambió sus estatutos para prohibir la llegada de jugadores extranjeros. Miembros “disidentes” decidieron formar su propio equipo con la inclusión de extranjeros. Nacería el Internazionale que en un principio compró elementos suizos. El primer duelo entre ambos se realizó en Chiasso (Suiza) en 1908, precisamente por tratarse del país que ap ortó a los primeros foráneos. A este duelo se le conoce como el Derbi della Madonnina, por la Virgen que se encuentra en lo más alto de la catedral de Milán. Curioso dato: en tiempos de Benito Mussolini, el AC Milán representaba a la clase proletaria, mientras que el Internazionale Milano era para los burgueses. En 1969 llegó a jugarse en el Yankee Stadium.

El norte contra el sur

El Derbi de Francia se hizo importante en la década de 1980 y es reconocida la tensión entre los aficionados del Marsella y el París Saint-Germain. Cada vez que ambos se encuentran en el Stade Vélodrome o en el Parc des Princes los episodios violentos se multiplican. El asunto no es gratuito. Como todas las grandes rivalidades, la antipatía entre los seguidores del París Saint-Germain y el Olympique de Marsella se extiende fuera de la cancha debido a que París y Marsella son las dos ciudades más grandes de Francia, mientras que sus clubes son los más exitosos e influyentes del país. El partido se refiere a menudo como el Norte contra el Sur, la capital y la provincia más influyente del sur de Francia. A muchos no les gusta el PSG debido a su influencia política dominante, cultural y económica. El Olympique de Marsella también atrae su cuota de detractores. La rivalidad puede n o ser la más antigua en la Primera División de Francia, pero es, sin duda, la más feroz y más importante, tanto dentro como fuera de la cancha, siendo un accesorio que divide las lealtades a la vuelta del país. Es el partido más seguido en Francia, visto por millones de personas. Los sureños han existido por más de un siglo, mientras que Les Parisiens vieron la luz en 1970. Los millonarios de París contra los pueblerinos del sur.

p-89EKCgBk8MZdE.gif

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: