Chaco cerró su oscura semana pagando sin aviso en pesos una deuda en dólares

La Provincia del Chaco provocó ayer un verdadero cimbronazo en el mercado local de capitales al pagar en pesos un nuevo servicio de amortización de capital e intereses de dos bonos emitidos originalmente en dólares estadounidenses.

El distrito gobernado por Jorge Capitanich debía cumplir anteayer con un nueva cuota de renta y capital de los bonos de saneamiento garantizado con vencimiento en los años 2015 y 2023 emitidos en 2006 y con los que la provincia había reestructurado una deuda pública anterior. Se trataba de un servicios por algo más de 263.000 dólares.

Pero como esos billetes no fueron depositados en tiempo y forma la Gerencia Técnica y de Valores Negociables de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires (BCBA), a cargo de Nora Ramos, remitió en la tarde de ayer una nota al ministro de Hacienda y Finanzas del Chaco, Federico Muñoz Femenia, conminándolo a aclarar si el pago iba a efectuarse de acuerdo a las condiciones de emisión de los títulos o no.

“Esta Bolsa de Comercio ha tomado conocimiento que la provincia no cuenta con la autorización pertinente del Banco Central de la República Argentina para adquirir los dólares estadounidenses necesarios para hacer frente al mencionado pago”, señaló en la misiva enviada.

El temor de la funcionaria no tardaría en confirmarse. Horas más tarde, en una nota, la Provincia confirmó que había realizado el correspondiente pago pero en pesos girando a la Caja de Valores SA la suma de $ 1.244.436 “equivalente al vencimiento del servicio que nos ocupa en dólares estadounidenses al tipo de cambio de $ 4.72 por dólar” a la vez que se encontraba gestionando “cumplimentar el pago de acuerdo a las condiciones originales de emisión de los títulos”.

Pero desde el BCRA dijeron a LA NACION que la normativa actual no contempla la posibilidad de comprar divisas para atender pagos de deuda emitida bajo ley nacional y en poder de residentes. El caso es que esto que deja la puerta abierta a la posible pesificación compulsiva otros títulos denominados en moneda extranjera -pero emitidos bajo ley argentina-, como los que se mantienen en circulación de Formosa (FORM3) y Tucumán (TUCS2).

“Nunca existió un código que permitiera el acceso al mercado de cambios para este tipo de pagos. Ocurre que antes, cuando estaba vigente la posibilidad de atesorar dólares y se podían comprar hasta US$ 2 millones por mes, muchas provincias se las arreglaban para comprar los billetes por esta vía y atender esas obligaciones”, explicaron desde la entidad monetaria tal vez sin darse cuenta que la afirmación contradice los dichos de la Presidente Cristina Kirchner sobre la inexistencia de un cepo cambiario.

El tropezón financiero, que supone el primer default consecuencia del “inexistente” cepo, cierra una semana aciaga para el gobernador Jorge Capitanich después de que el “Superclásico de las Américas” entre Argentina y Brasil,a jugarse en el Chaco, debiera suspenderse el miércoles porque luego de que el una “araña” dejara a media luz el Estadio del Club Sarmiento, que preside el propio mandatario, en que se definiría otra edición de una copa. cortara la luz en medio del partido entre la Argentina y Brasil, ahora tiene problemas para pagar deuda de la provincia en dólares.

Las dos series de bonos en cuestión, CHSG1 Y CHSG2, son instrumentos con muy baja liquidez (las emisiones originales de ambos suman US$ 49 millones)- y la última vez que marcaron precios en la Bolsa fueron el 26 de octubre de 2011 y el 27 de septiembre de 2012, respectivamente: a $ 293 y $ 595 por cada lámina original equivalente a US$ 100. Pero aunque cotizan en pesos, como todo otro bono en el mercado local, como la moneda de emisión de ambos instrumentos son dólares estadounidenses, sus pagos están comprometidos en esa misma moneda.

El bono CHSG1, emitido el 4 de noviembre de 2006 y con fecha de vencimiento el mismo día de 2023, paga una tasa fija anual de 4% el día 4 de cada mes desde mayo de 2007, y su forma de amortización es en 199 cuotas mensuales y consecutivas.

El bono CHSG2, también emitido el 4 de noviembre de 2006 y vence el mismo día de 2015, paga una tasa fija anual de 4%, con intereses cancelados mensualmente el día 4 de cada mes desde mayo de 2007. La amortización del CHSG2 se efectúa en 103 cuotas mensuales y consecutivas.

Hasta la cuota 65 su pago se cumplió en las condiciones pactadas. Pero la cuota 66 trajo una sorpresa que puede tener consecuencias sobre el resto del mercado.

p-89EKCgBk8MZdE.gif

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: